4 respuestas perfectas a la frase “¡Mamaaaá, estoy aburrid@!”

Si tienes hij@s o niet@s seguramente has escuchado la frase “Estoy aburrid@” más de alguna vez. Y aunque llenamos sus horarios con miles de actividades para evitar esas dos palabras, la verdad es que el aburrimiento no solo es necesario, sino muy beneficioso para ellos.


¿Sabías tú que el aburrimiento puede ser bueno para l@s niñ@s? Cuando tus hij@s o niet@s se aburren, se ven obligados a utilizar sus habilidades para resolver problemas, su pensamiento creativo y su imaginación para jugar. 


La próxima vez que escuches a tus hij@s pronunciar la frase "Estoy aburrid@", prueba algunas de estas respuestas y convierte el aburrimiento en una oportunidad de exploración, conexión y aprendizaje.


  1. “Maravilloso”:

En algún momento del difícil camino de la crianza hemos caído en la idea errónea de que el aburrimiento es algo malo. Sobre programamos nuestras vidas hasta el punto de que no tenemos tiempo para aburrirnos y, en consecuencia, no dejamos tiempo para que l@s niñ@s sean creativos. Y a veces está bien que no tengan nada que hacer. 


Obsérvalos un rato y no corras a solucionarles el problema. Solo así verás que de a poco todos l@s niñ@s encuentran algo entretenido para hacer.


  1. “Entiendo que estés aburrid@”:

A veces l@s niñ@s solo necesitan que reconozcamos cómo se sienten para salir a descubrir qué pueden hacer. Apóyalos y guíalos para que puedan encontrar alguna entretención o distracción. La idea es que ellos sepan qué estás ahí y que los puedes ayudar, pero recuérdales que es su tarea buscar una solución a su aburrimiento. Solo así podrás incentivar el pensamiento creativo, la curiosidad y la flexibilidad. 


  1. “Busca alguno de tus juguetes antiguos”:

No hay nada que le guste más a l@s niñ@s que los juguetes ajenos o los que no han visto por un buen tiempo. Invita a tus hij@s a buscar entre sus juguetes antiguos y que se pierdan redescubriendo esas muñecas o esos autitos que dejaron de lado mientras crecían.


  1. “Hagamos algo juntos”:

Muchas veces, cuando l@s niñ@s no están seguros de qué quieren hacer, es porque necesitan un poco de orientación o porque quieren pasar más tiempo contigo. En ese caso es importante que los padres reconozcan el llamado de atención e intenten hacerse un espacio para jugar con sus hij@s. Aprovechen el impulso e inventen cosas nuevas qué hacer juntos. Esta puede ser una excelente oportunidad para conectar, sin reglas, retos, gritos u otras obligaciones.



No importa la edad que tengan tus hij@s o niet@s, sentarse a hablar con ellos sobre sus gustos e intereses te puede ayudar a crear una pequeña lista de actividades y proyectos para que miren juntos la próxima vez que se sientan aburridos.


Recuerda que el aburrimiento, además de activar la creatividad, los ayuda a desarrollar estrategias de planificación, habilidades para resolver problemas, flexibilidad y organización, competencias claves para la autoestima y la confianza en sí mismos.

¡Síguenos en Instagram! @pichintun_tienda

4 respuestas perfectas a la frase “¡Mamaaaá, estoy aburrid@!”