Tareas en el hogar: Desde cuándo y en qué pueden ayudar

Enseñarle a nuestros hij@s a colaborar en las tareas del hogar es una labor compleja y desafiante. Sin embargo, con tiempo, paciencia y dedicación podemos ir encargándoles ciertas labores, que por muy pequeñas que parezcan, constituyen un aprendizaje y una valiosa experiencia para ellos.


¡Papá abróchame los zapatos! ¡Mamá, hazme el desayuno!, ¿Qué ropa me pongo?, ¿Dónde dejaste mi mochila? ¡Ayúdame a bañarme! Son frases que todos hemos escuchado en nuestras casas y, que muchas veces, nos generan un estrés adicional. Pero si estuviésemos más conscientes acerca de las capacidades de nuestros niños y les confiamos ese tipo de tareas, no sólo aliviamos nuestra rutina en la casa, también les estamos enseñando una valiosa herramienta para su futuro: aprender a colaborar.


A medida que van creciendo, los niñ@s van adquiriendo diferentes capacidades; comer y vestirse solos, preparar su mochila, hacer su cama, ordenar sus juguetes, alimentar y pasear a sus mascotas, poner la mesa y lavar los platos, entre otras. Todas estas y muchas otras, son tareas que pueden realizar de acuerdo a su edad y madurez.


Aquí les dejamos una lista de tareas que pueden realizar los niñ@s según su edad:


De 3 a 5 años: Debido a que en esta etapa los niños comienzan a desarrollar el lenguaje, debemos incentivarlos a que sean capaces de comunicar verbalmente lo que necesitan o quieren. Además, a esta edad ya podemos comenzar a pedirles que coman solos, que ordenen sus juguetes, que se pongan prendas de ropa sencillas y que hagan cosas que tienen relación con su higiene personal como peinarse, lavarse la cara y los dientes.


De 5 y 8 años: A esta edad ya están consolidados los hábitos de la etapa anterior por lo que es importante extender la responsabilidad a aquellos aspectos que tienen que ver con la escolaridad como preparar su mochila y colación, hacer las tareas y dejar listo su uniforme para el día siguiente. En la casa, podemos pedirles que ordenen su pieza, hagan su cama y que ayuden a poner y levantar la mesa.


De 8 años hasta la adolescencia: A partir de los ocho años comienza un periodo de autoconocimiento que se puede extender hasta la adolescencia. Es una etapa en la cual descubren cuáles son sus habilidades, toman decisiones y están conscientes que sus actos tienen consecuencias, por lo que es el momento ideal para potenciar el valor de la responsabilidad; en el colegio, en la planificación de sus tiempos de ocio y en los quehaceres de la casa.


Es muy importante que los niños, desde muy chicos vayan desarrollando la capacidad de hacerse cargo de ciertas tareas que nosotros como padres les pidamos. Es un proceso que requiere de paciencia, porque hay que enseñarles y explicarles cómo se hacen las cosas. También se necesita constancia, porque las tareas tienen que ser permanentes en el tiempo, ya que debemos generar en ellos un hábito, y que éste finalmente sea parte de su rutina. Es muy importante motivarlos, decirles lo bien que lo están haciendo, y que no importa si se equivocan o no lo logran a la primera. ¡Ya les resultará!


Consejos para el hogar:

  • Planifica qué tareas o labores le puedes encargar a cada uno de tus hij@s según su edad y personalidad.
  • Explícales cómo deben hacer la tarea asignada, luego supervísalos y guíalos para que después la hagan solos.
  • Ofréceles alternativas para que elijan y así, fomentas la toma de decisiones.
  • A medida que vayan consiguiendo el objetivo, aumenta la complejidad.
  • Motívalos, haciéndoles notar sus logros y reconociendo sus esfuerzos.
  • Dales apoyo emocional, en caso que se sientan frustrados o desanimados.
  • Deja que resuelvan problemas o dificultades por sí mismos.
  • Sé constante en el tiempo, ya que debes crear un hábito.
  • Usa los juegos de rol como herramienta para motivarlos, sobre todo entre los más pequeños de la casa. 

¡Esperamos que estos consejos te hayan ayudado! Para más tareas por edad te recomendamos esta tabla con actividades elaborada por la famosa pedagoga María Montessori.

 

Tareas en el hogar: Desde cuándo y en qué pueden ayudar